General
18 marzo, 2016

COLUMNA: Torre Fuerte

Han sido despejadas las dudas en relación al regreso del alcalde priista Javier Garfio a la capital. Fue una operación política tejida entre el candidato Enrique Serrano Escobar y el gobernador de Chihuahua, César Duarte, por que míster Garfio, a quien bien se le puede llamar con el apodo de ‘el rajado’, decidió volver a terminar, según el, pendientes en la administración.
A Duarte le fue bien, por que retoma el control en la capital, que se le había escapado por la falta de oficio politico de su amigo, Eugenio Baeza, a Serrano le fue mejor por que le quitaron al coordinador de campaña que él no mando llamar (se lo impusieron), y dicen que ahora, la disyuntiva de Enrique está, entre nombrar y rifársela con la diputada Adriana Terrazas PorrasGuillermo ‘El negro’ Márquez o bien apostarle a los buenos oficios y a la ‘neutralidad’ de Alfredo Aguirre Carrete.
Pero Adriana y Memo han polarizado los intereses políticos de los grupos al interior del priismo.  En Chihuahua ven como candidato natural para esas faenas a Memo Márquez, que vendría a ser el perfecto engrane y el interlocutor adecuado del equipo Serranista con la gente de la capital y de más allá de la ciudad de Chihuahua, mientras que para Enrique Serrano y para su primer circulo de colaboradores de campaña, según cuentan, Adriana Terrazas, sería la persona mas adecuada.
Y ayer mismo, tan pronto circuló la versión de que la legisladora federal sería la ungida, la ‘noticia’ provocó un sinfín de opiniones divididas, y se lo atribuyen a que Adriana Terrazas Porras, según contaron, sigue empeñada en mirar por encimita y asumir  una actitud “rompemadres”.
Así la definieron algunos de sus detractores políticos, mientras que las amigas de la diputada salieron en su defensa.
Con todos esos pequeños inconvenientes y grillas, se espera que el PRI y Enrique Serrano Escobar, confirmen en horas que la nueva ‘jefa’ de campaña es la diputada federal Adriana Terrazas Porras, a quien por cierto le atribuyen algunas ‘travesuras’ para sacar de la jugada al presidente municipal de Chihuahua.
Es un secreto a voces que Javier Garfio Pacheco, era visto como un miserable ‘perro apestado’ entre el equipo de Serrano. Y si no, que le pregunten al principal operador político del gobernador: Joel Sandoval, el autor material,que ya lleva dos fuera del espectro político. El otro, hasta del PRI salió.
En la terna sobreviven sin embargo, Guillermo Márquez y Alfredo Aguirre, de quien también se puede echar mano para la coordinación general de campaña política.
Aguirre, sabe y conoce a la gente de Chihuahua y a los priistas de la Sierra, de donde es originario y es un auténtico y natural ‘cabeza de playa’. No está pintado. Para nada.
El nombre de Adriana Terrazas aparece pues, en medio de una ‘tormenta’ política que generó una crisis mediática al interior del PRI y del mismo gobierno. Pero las actitudes y los desencuentros de la diputada con algunos priistas, siguen restándole votos a la hora de las decisiones.
Lo que ya no puede regateársele al candidato del PRI, Enrique Serrano Escobar, es que ya empieza a verse su mano.
Las decisiones que tome el candidato, para bien o para mal, tejerán a partir de ahora, el nuevo derrotero de la campaña política en la sucesión de Chihuahua 2016.
Descartan ruptura con Serrano
No era necesario por que no le hace un favor que digamos, pero para fines mediáticos políticos, el coordinador de comunicación social, el cetemista Francisco Salcido Lozoya, ‘el señor del menudo’, salió a decir que no existe ningún vestigio de ruptura entre el candidato Enrique Serrano y Javier Garfio.
Pancho Salcido dijo que no hay pleito entre quien dejo la coordinación de la campaña y regresó a la Presidencia Municipal de Chihuahua, y el candidato del PRI, Panal, PVEM y PT.
 
Tucote
Justo en el mismo sitio en el que hace dos días Teto Murguía convocó a los reporteros para una reunión de “acercamiento”, ayer los suspirantes por la precandidatura independiente a la alcaldía de Juárez, decidieron unir fuerzas para enfrentar al megacandidato del PRI.
Arturo Valenzuela ZorrillaArmando CabadaAndrés Carbajal Casas, que ni siquiera hizo el ejercicio para la recolección de firmas y la abogada Susana Prieto, que acudió en representación de Antonia ‘Toñita’ Hinojosa, ya ‘cantaron’ que en las próximas horas establecerán una alianza política, tan pronto como el Instituto Estatal Electoral (IEE), confirme y avale las candidaturas independientes.
Según el ex priista y también fugaz Morenista, Andrés Carbajal Casas, los independientes juntaron más firmas y seguidores, que los 30 mil votos que apenas sumaron algunos de los partidos opositores al PRI en las pasadas elecciones.
El bloque de aspirantes a la Independiente contemplan unir fuerzas y recursos para ir contra los candidatos del PRI, PAN, Morena y Movimiento Ciudadano.
Están listos para formalizar una alianza política y apoyar a un solo candidato independiente, una vez que el Instituto Estatal Electoral entregue el dictamen de la revisión de firmas y oficialice la candidatura.
Pero la lectura política de la convocatoria de “agradecimiento” a los ciudadanos, es la conformación de un bloque político que bien puede llamarse el TUCOTE (Todos Unidos contra Teto), en el entendido de que Teto Murguía es el candidato a vencer en las elecciones de junio.
A la conferencia de prensa ofrecida en el comedero de la avenida Paseo Triunfo de la República, se dejo en claro que Alejandro Ramírez y Edna Lorena Fuerte, decidieron no participar en la convocatoria de “agradecimiento” a quienes apoyaron con sus firmas a los diferentes aspirantes a la candidatura independiente por la alcaldía.
 
Una “segunda oportunidad”.
Palabras más, palabras menos, hace unos días, el ex presidente municipal y por tercera vez, virtual candidato del PRI por Ciudad Juárez, Héctor Murguía expresó lo dicho ayer por Javier Corral en su ratificación como candidato a gobernador de Chihuahua por el PAN:
“Estoy física, intelectual, espiritual y moralmente listo para ser gobernador”, como lo expresó Javier Corral Jurado, que rindió protesta ayer como candidato del PAN a la gubernatura del estado.
“No a cualquiera le da la vida una segunda oportunidad, sobre todo en política. Vengo a hacer una campaña propositiva. Cuento con más experiencia, traigo las alforjas llenas de ideas. Es hora de tomar el destino en nuestras manos”, dijo el panista que apenas pudo reunir poco mas de mil personas en la plaza de armas de la ciudad de Chihuahua.
Estuvo presente ayer en la capital Ricardo Anaya, archienemigo de Corral en la lucha interna por la dirigencia nacional del PAN, a quien Javier le dio hasta para llevar, acusándolo de maniobras ilegales para la suma de votos y de firmas para ganar la presidencia nacional de ese instituto político.
Así es que ayer, ambos se hicieron los ‘occisos’, olvidaron rencores y cumplieron con el evento de la toma de protesta.
Javier tiene estigma de perdedor en el PAN. Será la segunda ocasión que Corral contiende por la gubernatura de Chihuahua. En el 2004 perdió contra del priista y exgobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza.
El ‘propositivo’ Javier Corral, que jura y perjura que ha cambiado, lleva en prenda de su campaña, la cabeza del gobernador de Chihuahua, César Duarte, a quien, asegura, llevará a los Tribunales, por los “delitos de lavado de dinero”, “peculado”, “enriquecimiento ilícito” y “ejercicio indebido de funciones”.
Sin mucho eco que digamos, Javier Corral instó a los panistas y a los chihuahuenses, a evitar el miedo y la comodidad para confrontar al César-Gobernador.
Acusó a Duarte de haber gastado cerca de mil millones de pesos en 2015 para promocionar su imagen, también señaló que emprendió un plan para controlar a toda la autoridad, a los tribunales, medios de comunicación. ¡Jesús!…
Un puñado de panistas, entre quienes se encontraban, el arrepentido ex alcalde y opositor al ahora candidato, Carlos BorruelMaru CamposMario Vázquez y Patricia Terrazas, acompañaron al líder nacional del PAN en la toma de protesta del senador Javier Corral.
 
Candidato de los yuppies
El ex diputado federal, Nacho Duarte debe estar orgulloso. Ayer tomó protesta otro de los miembros del clan de los ‘Yuppies’, del que también forma parte el líder estatal, Guillermo Dowell que no pudo ocultar su felicidad, de ser él, quien le tomo la protesta al empresario y ex presidente de Canaco, Alejandro Ramírez Ruiz.
Ramírez será candidato del PRI por el distrito electoral 05, y ayer fue ratificado en ‘Convención de Delegados’ que ayer solamente levantaron la mano para designarlo en un evento que llenó el salón de fiestas de la Ejercito Nacional.
Frente a los delegados, el candidato a diputado local por el Quinto Distrito, afirmó que el gran reto personal es poder ganar el distrito electoral más competido, que históricamente se ha pintado de azul.
Indicó que su proyecto de campaña será con una visión ciudadana que permita transformar de manera positiva a la ciudad:
“Represento a un grupo de ciudadanos que, desde la sociedad civil, de manera genuina buscamos espacios en el poder público, para promover el progreso de nuestra ciudad. No participo para alimentar mi ego, ni ocupar lugares o para cumplir cuotas. Participo para sumarme al debate de los temas más importantes de nuestra comunidad”, expresó.

About this author