General
8 noviembre, 2016

COLUMNA: Torre Fuerte

Lo diría hace muchos años, en la década de los ochenta durante sus tiempos de juventud y entre los colegas cuando hacía sus pininos en el desaparecido El Fronterizo de la OEM el destacado periodista, Alejandro Páez Varela, el director del rotativo Norte de Ciudad Juárez, Oscar Cantú Murguía “anda piñando muy duro”.

La frase acuñada se hizo célebre desde entonces y tenía un significado peyorativo en el medio periodístico que estaba relacionada con una acción de chantaje y de manipulación.

Eso fue lo que sucedió con la información difundida en primera plana y a ocho columnas en el rotativo de Cantú, cuando dijo una “mentira”, al señalar que la empresaria Alejandra de la Vega Arizpe había entregado un millón de dólares a la campaña política del candidato republicano de los Estados Unidos, Donald Trump. (Federal Election Commitee)

Una mentira que se desvaneció también cuando las últimas aportaciones hechas en campaña por parte de la ahora integrante del gabinete de Javier Corral fueron durante la campaña del ahora congresista demócrata de El Paso, Texas, Beto O’Rourke, que hace casi cuatro años venció al entonces invencible Silvestre Reyes.

De la Vega encabezó entonces a los empresarios que forman parte de Paso del Norte Group, pero no apareció en la lista oficial del Super PAC de 2012, publicada en TORRE FUERTE en la que sí apareció el director del Plan Estratégico de Juárez, Miguel Fernández Iturriza, director ejecutivo de TRANSTELCO, empresa dedicada a la instalación de fibra óptica a lo largo de la frontera entre México y los Estados Unidos.

Y lejos, muy lejos estaba entonces la posibilidad siquiera de que la empresaria participara directamente en un encargo político-administrativo en el gobierno de Chihuahua. ¡Ni pensarlo!.

La afinidad de Alejandra de la Vega y de muchos otros empresarios que como Miguel Fernández Iturriza, también tienen intereses del otro lado de la frontera, fue y ha sido a favor de candidatos Demócratas y no Republicanos;

Y ayer la hija del ex tinto empresario Federico de la Vega Matthews fue categórica: señaló que es falso que ella o su esposo hayan aportado un centavo para la campaña del polémico candidato republicano Donald Trump.

“Yo categóricamente lo niego, es una mentira que yo haya dado un peso, un centavo, ni mi esposo Paul Foster a la campaña de Trump”, expresó en la entrevista que concedió a los reporteros de la fuente gubernamental de Chihuahua.

Y por si quedara alguna duda, la Secretaria de Innovación y Desarrollo Económico (SIDE), dijo que no sólo no es cierto que lo apoyaron económicamente, sino que se está en contra de su candidatura, por las posturas que siempre ha asumido (Trump), primordialmente contra México, a pesar de que Paul Foster ha pertenecido toda su vida al Partido Republicano.

De la Vega expresó tres razones por las cuales nunca apoyaría a Donald Trump: por su condición de mexicana y Trump ha agredido a los mexicanos; de mujer y por que él cosifica a las mujeres y es un hombre misógino, que no respeta, ni cree en la capacidad de la mujer.

Bien plantada y bien asesorada por el comunicador y periodista Manuel del Castillo, la empresaria juarense y ahora distinguida miembro del gabinete de Javier Corral salió airosa ante los cuestionamientos de los reporteros.

Como colofón a esa ‘mentira’ que vendió el empresario Oscar Cantú Murguía, vino la estocada final del gobernador de Chihuahua, que ha tenido que salir a la defensa de su gabinete, para señalar que el periódico Norte manipuló la información y que el reporte periodístico era una “vil” mentira.

Según el periódico Norte, las aportaciones de Alejandra aparecen registradas en Federal Election Commitee.

  

30 días y contando, sin convencer

El gabinete del gobernador panista del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado trabaja sobre la marcha, pero en términos de la praxis política, no logra convencer aún en los primeros poco más de 30 días de su nuevo mandato, a los ciudadanos que le dieron el voto el pasado 5 de junio.

No ha cumplido con las expectativas y promesas de hacer justicia.

El tamaño de la deuda, que asciende en el registro de la hacienda estatal a los 55 mil millones de pesos, incluida la deuda registrada ante la SHCP por 48 mil 213 millones de pesos y el adeudo a proveedores y otros “pendientes” por 7 mil millones de pesos, ha superado la capacidad de los nuevos funcionarios que no logran ejercer acción administrativa y penal en contra de los ex servidores responsables.

Ya se lanzan dardos por aquí y dardos por allá, pero ninguno prende en la magnitud requerida para hacer frente al tamaño del problema que se enfrenta, particularmente hablando de la enorme deuda que heredó la administración estatal, con datos que oficialmente ya han sido dados a conocer a la luz pública por el secretario estatal de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez.

Pese a los problemas de corrupción que se han denunciado, y que ha traído consigo otros efectos colaterales en las dependencias estatales como la falta de recursos para pago de nómina; gasolina para vehículos, desabasto de medicina y suspensión de obras y proyectos, entre muchos otros, el gobierno no logra dar certidumbre a la población en el principal ofrecimiento de campaña política: cárcel al ex gobernador César Duarte y a sus cómplices, y acabar con la corrupción que lacera la vida política y administrativa del estado.

La presunta opacidad en las cuentas y en las cifras del ejercicio de administración en la secretaría de Hacienda, de la Fiscalía General del Estado, de Comunicaciones y Obras Públicas, de Educación y Salud, todavía no dan para anunciar las anheladas denuncias que se han prometido.

Da la impresión de que el nuevo gobierno, o no tiene los argumentos y pruebas que dice tener para ejercer acciones administrativa y penal en contra del ex gobernador y ex funcionarios, o no tiene la voluntad política para actuar, ante lo grotesco que pareciera resultar el gobierno de Duarte.

Sólo unos cuántos, además del gobernador Javier Corral saben a cabalidad el verdadero destino y la suerte del ex mandatario estatal, que sigue siendo perseguido por el izquierdista, Jaime García Chávez, quien sigue ‘predicando’, literalmente, en el desierto, ante el creciente desconcierto ciudadano.

Aunado al asunto de las finanzas, el problema de la inseguridad en el estado, que de nueva cuenta generó zozobra y temor entre los habitantes del estado, y el reto abierto del alcalde ‘independiente’ Armando Cabada Alvídrez, de sostener, a como dé lugar al secretario de seguridad pública, Jorge González Nicolás, siguen devaluando el ‘bono democrático’ de los gobiernos estatal y municipal.

El caso de Armando Cabada no es punto y a parte. Es el problema de un todo que tiene su génesis en el tema de la seguridad y el abierto desafío que ha lanzado al estado para quedarse con el manejo de la ‘plaza’.

 

Omisiones de PGR

No deja de asombrar que en las investigaciones que lleva a cabo la PGR en contra de 15 gobernadores y ex mandatarios estatales, figura el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte en bajo perfil. Es decir, carpetas de investigación por minucias, según el digital de Contralínea, del viejo periodista y amigo, Miguel Badillo.

Pese a que los gobiernos cometieron defraudación contra el erario federal y presuntamente sumaron irregularidades en el manejo de los recursos en cada una de las diferentes entidades del país que fueron señaladas, asombra la lentitud y tortuguismo con que la Procuraduría General de la República mueve las carpetas de investigación.

Está claro que para Los Pinos y para el presidente de México, la prioridad es Javier Duarte de Ochoa, ante el riesgo de que Enrique Peña Nieto siga creciendo en el descrédito.

Según el portal de Badillo, en la PGR obran 82 denuncias por simulación de reintegros a la Tesorería de la Federación por parte de los gobernadores, pero se mantiene el velo de la impunidad.

En las 82 acusaciones penales que obran en la dependencia federal que ahora maneja el nuevo Procurador Raúl Cervantes, se detalla el mismo modus operandi: luego de malversar, desviar o subejercer recursos federales, las administraciones estatales reintegraron –sólo por horas o por días-, el dinero a la Tesorería Federal; posteriormente, lo retiraron y gastaron en objetivos ajenos a su etiquetación presupuestaria. Y en algunos casos, como cita el digital, ni siquiera se conoce el destino final.

El perjuicio de esa simulación y desvío en contra de la hacienda pública en denuncias interpuestas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en 2013 (tres), 2014 (52), 2015 (21) y 2016 (seis) asciende a la nada despreciable cifra de 8 mil 25 millones 600 mil pesos. Hay respaldo e información documental de cada una de ellas;

Y el colmo es que ni siquiera aparecen los desvíos de la administración del gobernador prófugo de Veracruz, Javier Duarte.

 

A votar por Hillary, llama gobernador

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral llamó a votar por la candidata demócrata Hillary Clinton.

Comentó que ante los riesgos que significan un eventual triunfo de Donald Trump no solo para los mexicanos sino para la propia sociedad norteamericana y para el mundo entero, se debe desechar ese riesgo y salir a votar por Clinton.

El mandatario estatal expuso que Trump es una figura que ha venido a enrarecer el orden internacional con un discurso racista, discriminatorio, en muchos sentidos antimexicano y de desprecio por valor de la civilización occidental; es un hombre que amenaza los esfuerzos antiguos de México y Estados Unidos, particularmente en la frontera por lograr una comunidad binacional.

“Yo espero que los norteamericanos salgan a votar y que los chihuahuenses y los mexicanos que viven allá, salgan a votar pero voten por Hillary Clinton, con el respeto que nos merecen los procesos eleccionarios en otros países…”
Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

About this author