JuárezSliderz_Destacada
24 febrero, 2017

COLUMNA: Torre Fuerte

El ex diputado federal y ex secretario de seguridad pública estatal en los tiempos de Reyes Baeza, se convirtió en un virtual ‘cazador’ y trae en la ‘mirilla’ al ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, a quien ayer en conferencia de prensa, lo acusó de ‘hampón’ y de ser el responsable de todos los males que afectan al país y particularmente al Partido Revolucionario Institucional del que se despidió al solicitar la “voluntaria suspensión” de sus derechos partidarios y políticos.

Valencia trae atravesado a Duarte, pero también al presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, a quien le echó en cara, en el inicio de la carta enviada y sellada por la presidencia del CEN de ese partido, aquella frase lapidaria que no se tragaron muchos priístas, cuando dijo que “los corruptos no tendrán cabida entre una militancia que demanda transparencia, rendición de cuentas contra quienes medran con recursos públicos”…

La ‘cátedra’ de Valencia en contra de los hampones y los malos servidores públicos en el PRI, a quienes acusó de traicionar a la sociedad fue cuestionada en más de una ocasión por la periodista Gabriela Minjares que le preguntó si él (Víctor), tenía las “manos limpias” para cuestionar ahora a los integrantes y autoridades de un partido y de un sistema en el que ha participado, a lo que Valencia inmediatamente respondió que tenía toda la autoridad moral.

Y aunque no lo dijo textualmente, Víctor Valencia, ex diputado local en el gobierno de Fernando Baeza, jefe del PRI, coordinador de los diputados del Congreso de Chihuahua con Patricio Martínez y ex diputado federal y secretario de seguridad con Reyes Baeza, acusó a la cúpula política, de Los Pinos y del CEN del PRI de ser parte de esas “redes de muy buen nivel”, de las que asegura, todavía se “pitorrea” el ex gobernador de Chihuahua, presumiendo que no irá a la cárcel.

De paso Valencia se cobró ayer la afrenta política, la autosuficiencia y soberbia de César Duarte, de la que fue víctima en aquella reunión nocturna del verano de 2010, en la que simplemente el entonces candidato a gobernador de Chihuahua no quiso ‘negociar’, ni darle entrada a las peticiones de Víctor Valencia y de su equipo, que pretendía participar en la campaña política a gobernador;

Y desde entonces, hasta ayer, Valencia pudo sacar toda la víscera acumulada por los desplantes y los rencores de un ex mandatario que lo dejo fuera, no sólo de la campaña y del mismo gobierno, sino literalmente, de todo el estado de Chihuahua. Fue un exiliado político que tuvo que sobrevivir en el centro del país, a la sombra del ex gobernador José Reyes Baeza.

Por cierto que Valencia llegó solo a la conferencia de prensa convocada en el María Bonita. Ni siquiera estuvo acompañado por su inseparable amigo y compadre de muchos años en el PRI, Arturo El borrego Domínguez. Allí en la sala ya lo esperaba el ex regidor, Pepe Espitia.

Y bueno, después de eso, Víctor Valencia deja en claro que deja el PRI, pero no la política. Y es de esperarse que Víctor, quien ayer confesó que ha recibido “ofrecimientos” de otros partidos, vuelva al refuego político, aunque abanderando posiblemente otras causas y quizás otro partido o candidatura fuera de los partidos políticos.

Los agoreros creen que Víctor Valencia aparecerá en el nuevo proyecto político que busca postular en el centro del país al empresario ricachón Carlos Slim  como candidato independiente al gobierno de la República, y algunos otros lo hacen al lado del grupo de priístas y panista que han confesado sus ‘amores’ por el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Por lo pronto ayer, Víctor tomó como lo dijo él, “la decisión política más difícil” y utilizó la figura del ex gobernador de Chihuahua,  César Duarte para el salto en el escape furtivo a otros derroteros…

 

Jorge González y Jaime Herrera, responsables

El ex fiscal general del Estado de Chihuahua, Jorge González Nicolás, y el ex secretario de Hacienda, Jaime Herrera Corral, ambos gente cercana al ex gobernador César Duarte, aparecen en los reportes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) como los responsable en el millonario desvío de cerca de 150 millones de pesos en el área de seguridad pública.

Específicamente se trata de un monto de 149.8 millones de pesos del fondo de aportaciones para la seguridad pública, que presumiblemente  no aplicó a los programas establecidos, y donde se detectaron actos u omisiones de los servidores públicos adscritos a la Fiscalía General del Estado y a la Secretaría de Hacienda en la pasada administración estatal.

En términos de la Ley, ambos funcionarios Duartistas son culpables de los hechos y se fincarán responsabilidades penales y administrativas, según dijo la secretaria de la Función Pública estatal, Stefany Olmos Loya.

“Debido a lo anterior y con base a las investigaciones se fincaran responsabilidades y las sanciones respectivas a los servidores públicos o los particulares, personas físicas o morales, por los actos u omisiones de las irregularidades que se mencionan”, expresó en un documento de la dependencia estatal.
Efectos colaterales del Caso Borruel

Tras el escándalo político y el melodrama de los Borruel que fue difundido en ‘vivo’ y a ‘todo color’ por David Ortega, ex funcionario del gobierno municipal de Chihuahua y esposo de la hija del ex alcalde Carlos Borruel Baquera, todo apunta a que la cúpula panista en Chihuahua extenderá recomendaciones para separar de sus funciones a uno de los Borruel.

En términos llanos y prácticos, los panistas de la capital quieren resarcir los daños provocados por la mala conducta y los antivalores promovidos y difundidos por la familia Borruel, y obvio que quieren que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, que anda allá en China, decida qué se va hacer y a quién se va a sacar de la nómina de los gobiernos: Si debe pagar Carlos Borruel, director de COESVI o su hija Mónica Borruel, regidora del Ayuntamiento con Maru Campos.

Y la presión también vendrá del grupo de Notarios Públicos de Chihuahua, porque aseguran que el ‘amante’ de la regidora panista, es decir el hombre que fue golpeado, Ernesto Chavira Arzate es hijo ni más ni menos que de la Notaria Pública, Antonieta Arzate Valles, que no se quedará con los brazos cruzados.

Dicen que la madre de Ernesto ha pedido ya al presidente estatal de Notarios Públicos en la entidad, Guillermo Ramírez, que solicite al gobernador la ‘cabeza’ de Carlos Borruel, titular de la Comisión Estatal de Vivienda.

Hay mucha indignación en el estado de Chihuahua, pero no solo por los problemas que han surgido al interior de tan insignes personajes del panismo en la capital, sino de la insurgente violencia en los principales municipios del Estado, la balacera en Rubio y la aparición de nuevos decapitados, mientras que el gobernador Javier Corral anda de ‘turista’ y se ‘pasea’ por las tierras del oriente en búsqueda de inversiones.

 

José Yáñez y Benito Tagle

Por cierto que el fiscal general, Carlos Peniche Espejel tiene más chamba y deberá empezar a documentar todas las irregularidades financieras detectadas en la Comisión Estatal de Vivienda, Suelo Urbano e Infraestructura (Coesvi) que asciende a más de 3 mil millones de pesos.

Se trata de una operación directa en la venta de terrenos que beneficiaron directamente a dos hombres en el régimen de César Duarte.

Uno de ellos es José Yáñez y el otro hombre Benito Tagle, que según afirman quienes saben de todos estos entuertos, son los que metieron toda la mano y se vieron beneficiados con las operaciones hechas al interior de la Coesvi, y sobre quienes deberán girarse en breve órdenes de aprehensión por parte de la Fiscalía.

El quebranto a las finanzas es de tal magnitud, que nadie sabe las razones de peso que tuvieron los funcionarios de la Comisión Estatal de Vivienda que soltaron toda la madeja y el rumbo de la nave de la descentralizada para que estos dos hampones, se hicieran de los beneficios directos en operaciones millonarias.

Pagaron en distintas operaciones apenas 197 millones de pesos en 567.9 hectáreas de Labor Terrazas que tienen un costo de 3 mil 180 millones de pesos.

Es decir que, de acuerdo a un reporte de Cambio 16, el órgano oficial de difusión del gobierno estatal, José Yáñez y compañía, no habría pagado ni siquiera la décima parte del valor real de las tierras.

“Por 190 hectáreas en Labor Terrazas ingresaron a Coesvi apenas 99 millones de pesos, cuando el avalúo recién realizado es por un mil 500 millones de pesos”.

En ese mismo lugar, otras 157 hectáreas corrieron con la misma suerte para los compradores que pagaron 84 millones en lugar de los 1,500 millones de pesos del avalúo.

 

Delegado en Juárez./

El comedero de la Paseo Triunfo de la República se ha visto muy concurrido por los priístas que en la coyuntura del desencanto que han generado los primeros meses de gobierno estatal y municipal de Juárez, quieren regresar por sus laureles.

Y hay otra razón. La llegada del nuevo delegado Fernando Moreno Peña, que se dice, estará mañana sábado en Ciudad Juárez para echarle un vistazo al partido en tierras fronterizas.

Por lo pronto aquí se mueven las huestes de Chela Ortíz: el primo ‘incómodo’ del ex gobernador de Chihuahua, Nacho Duarte y la también exdiputada federal y presidenta de la Junta Municipal de Agua, Nora Elena Yú.

Mayra Chávez Jiménez entregará la presidencia del comité municipal del PRI, y tras ese hueso andan desatados como demonios sueltos, muchos priístas que ven la oportunidad de la inanición del gobierno del independiente, Armando Cabada, la oportunidad de recuperar la presidencia municipal. Imagínese que hasta el ingeniero Roberto Barraza anda muy movido…

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

About this author