General
22 febrero, 2016

COLUMNA: Torre Fuerte

Malos presagios para el gobernador priísta de Chihuahua, César Duarte Jáquez en tiempos de campañas. La ejecución de la obra pública, la asignación de recursos y la fiscalización de los mismos, están sobre la mesa y a la mano de la oposición política, obliga al mandatario estatal a cuando menos, sacrificar al ‘Pez-Tiburón’ de su gobierno.

Everardo Medina Maldonado, representa en términos prácticos para el gobierno, la hebra más delgada en la amplia madeja de corrupción relacionada con la obra pública de Chihuahua, donde podría fincarse responsabilidad penal y administrativa.

El asunto de las irregularidades detectadas en el Hospital Infantil de Especialidades de Ciudad Juárez, que presuntamente beneficiaron a unas empresas constructoras en perjuicio de otras, es responsabilidad única y exclusiva de dos alfiles del gobernador: del secretario de Comunicaciones y Obras Públicas,

Eduardo Esperón González y del subsecretario de Obras en la Frontera Norte, Everardo Medina Maldonado.

Uno de los dos está de más en el gobierno estatal y eso lo sabe Duarte. Cortar a uno de los dos funcionarios del gobierno, le haría bien al mandatario y a Chihuahua.

La información de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), ventilada el pasado fin de semana en un reporte publicado por El Diario, donde da cuenta de observaciones que presuntamente beneficiaron a la empresa Afirma en perjuicio de Urbanissa, S.A. de C.V. es apenas la punta del iceberg de la corrupción, donde esta última constructora –paradójicamente-, es la responsable de la ejecución de varias obras, y donde aseguran, que la mano que ‘mece la cuna’ es la del mismísimo Subsecretario de Obras Públicas del gobierno de Chihuahua.

El monto de las irregularidades, pero no las de forma y asignación de contratos en lo administrativo, sino las de fondo y las que tienen que ver con la ejecución y financiamiento de la obra pública, incluida la portentosa Ciudad Judicial, inaugurada a finales de 2015, podría superar los mil millones de pesos.

Curiosamente el secretario de Obras Publicas, Eduardo Esperón González y el Auditor Superior del Estado, Jesús Flores Esparza, enmudecieron desde hace varios meses, cuando el reporte de la Auditoria Superior del Estado, que detalla todos los pormenores de las irregularidades en la ejecución de obra en Chihuahua fue a parar directamente al escritorio del señor Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, que pidió a través de su secretaria regresar de manera inmediata el grueso expediente que involucra a Everardo Medina Maldonado, cuando se dio cuenta de toda la “mierda” –palabra que le atribuyen-, expresó del pánico, cuando se enteró del amplio y completo reporte del eficiente auditor estatal del estado de Chihuahua.

Los datos incluidos en el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de 2014, que documentó cuatro anomalías en la licitación de para construir el Hospital Infantil de Especialidades de Ciudad Juárez, y entregado a la Cámara de Diputados es pecata minuta. Un distractor.

El verdadero informe de todas las irregularidades de las obras ‘cumbre’, ejecutadas por Everardo Medina y sus ‘asociados’ de la empresa Urbanissa, están en manos del gobernador de Chihuahua, César Duarte y del Auditor Jesús Flores Esparza, quien obligado por las circunstancias y por la reacción de Esperón González, tuvo que enviar al mandatario.

La Auditoria Superior de la Federación (ASF) ha pedido a la Contraloría Estatal investigar a los funcionarios públicos que hicieron una “evaluación deficiente de las empresas participantes y cambiaron el proyecto original”, lo que indiscutiblemente pone a Everardo Medina a disposición de la Contraloria y del Congreso del Estado;

O, ¿a poco el líder de la bancada panista, César Jáuregui Moreno, está tullido y mudo?.
Para Everardo Medina, la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas de Esperón, es la responsable de calificar a las empresas participantes.

De acuerdo a lo que ha trascendido, el informe especifico del que da cuenta la ASF indica que la valoración realizada por las autoridades estatales pudo haber favorecido a las empresas Afirma Inmobiliaria S.A. de C.V. y Tradeco Infraestructura S.A. de C.V. debido a puntajes superiores injustificados asignados en su evaluación.

Las empresas participantes fueron Afirma Inmobiliaria, Tradeco Infraestructura (ambas consideradas como “solventes” para la realización del proyecto), Urbanissa, Constructora Anglo, Urbanizaciones y Construcciones BCH, Constructora y Proveedora Fuentes, Gema Constructora.

Como lo citamos en TORRE FUERTE a principios de diciembre pasado, el llamado ‘Pez-Tiburón’ de la obra pública, “se ha encargado de ejecutar las obras mas importantes de la entidad, desde el estadio de beisbol ‘Juárez-Vive’, el Hospital Infantil y la remodelación de las oficinas del gobierno del Estado hasta la ejecución de la Ciudad Judicial, donde persisten muchas dudas en torno al manejo de presupuestos, asignación de obras y la existencia de un expediente enviado por la Auditoria Superior del Estado, donde se fincan responsabilidades…”

Como punto de referencia del poder de Everardo Medina, el ‘Pez-Tiburón’ de la obra pública del estado de Chihuahua, los socios de Everardo Medina son, Luis Balderrama de Urbanissa S.A. de C.V., y el ingeniero Efrén Domínguez.

Pensión vitalicia a magistrados./

Después de corresponder con los oficios políticos y prestarse diligentemente para dejar fuera al ex titular del Supremo Tribunal de Justicia, José Miguel Salcido Romero, el magistrado Presidente, Gabriel Sepúlveda Reyes, no pierde tiempo en minucias.

Ya tiene preparado un paquete de pensión vitalicia que favorecería a los magistrados y jueces en activo que hoy forman parte del Supremo y del Poder Judicial, que podrán accesar a una indemnización de nada despreciables 165 mil pesos mensuales.

Es decir, que con todos los arrimadijos, les representaría un ingreso superior a los 2 millones de pesos anuales.

La noticia causo revuelo entre los magistrados que tienen asegurada, pese a la carga que representará al gobierno y a las futuras administraciones estatales, un ingreso jamás pensado.

Escándalo por las diputaciones./
Molestia y preocupación ha provocado en los equipos de precampaña política del PRI, la noticia de que por primera vez en Ciudad Juárez, irían, según atribuyen al PRI estatal, siete mujeres y dos hombres en las listas de los candidatos a diputados locales del Congreso del Estado.
La medida anunciada provocaría una férrea lucha política entre los suspirantes-hombres a diputados que llegarían por la vía del dedazo.
Memo Dowell; Alfredo Aguirre Carrete; Lorenzo Muñoz; Nacho Duarte; Juan Ubaldo Benavente; Víctor Mario Valencia Carrasco; Jorge Gutiérrez; José Luis Canales de la Vega; Luis Murguía Lardizábal; Juan José González Espinoza y una veintena más, quieren llegar a ser tomados en cuenta para las candidaturas.
De las mujeres, ya se habla de Nora Yu Hernández; Elizabeth Moreno; Alva Melania Almazán; Priscila Acosta; Janeth Romo; Zury Medina y hasta de la actual directora del DIF, Marisela Vega Guerrero, que podrían ser tomadas en cuenta en la contienda para participar como candidatas en los diferentes distritos electorales de Ciudad Juárez.
Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

About this author